Decoradora de interiores, Empresaria independiente

    Raíces

    0
    400
    El Banyan o árbol de Navidad, es una especie australiana conocida por tener sus raíces tan 

    – PUBLICIDAD –

    grandes como su tallo; así o más grandes son las raíces de nosotros los colombianos.

    Salimos de nuestro País en busca de explorar nuevas cosas, vivir otra aventura y no
    necesariamente en busca de un mejor futuro porque nunca se sabe cuál será este.

    Dicen que no se extraña lo que no se ha tenido; por lo tanto, creo que al  igual que yo,
    muchos 
    de mis compatriotas extrañamos todo; porque nuestro país tiene absolutamente
    todo y
     mucho más.

    Cada mañana al despertar, abro los ojos y miro el maravilloso paisaje natural que hay
    a mi alrededor y lo primero que se me viene a la mente es mi familia, mis seres amados
    que han quedado a 2.939km, esperando volver a vernos algún día no muy lejano y con la
    esperanza de que valga la pena el sacrificio de separarnos   físicamente de nuestra patria.

    Dejamos atrás momentos, situaciones, objetos, personas, animales y deseos, pero
    salimos en busca de cumplir nuestros propios anhelos.

    No es nada fácil al momento de hacer el desayuno, abrir la nevera y ver que no hay
    arepas recién hechas, pero las reemplazamos por tres tortillas amarillas y no saben
    igual,
    pero también son deliciosas. Desde el viernes, soñamos con preparar un delicioso
    sancocho 
    trifásico el domingo, pero tenemos que hacer todo un maratón para lograr
    juntar los
     ingredientes y no obstante, queda faltando la famosa yuca; la yuca que
    en Colombia ni nos 
    gustaba, pero aquí la queremos para que el sancocho quede parecido
    al que hacían
     nuestras madres, pero aun así sin yuca, hacemos el sancocho y nos sabe
    a gloria
     porque es una manera de recordar, de reencontrarnos con nuestras costumbres
    y
     saborear los momentos que pasábamos en familia.

    Las raíces son tan profundas que en cada tema de conversación, sale a colación algo
    relacionado con la mamá, los hermanos, el clima, la gente la comida, en fin. 

    Si alguna vez han probado el café veracruzano o chiapaneco, sabrán que no miento al
    decir
    que sabe rico, pero por más delicioso que sea, queremos comprar el café sello
    rojo 
    o Juan Valdéz porque es Colombiano, huele delicioso, sabe estupendo y  ni hablar
    si es endulzado
     con panela y acompañado con una empanada de carne mmmm; de solo
    pensarlo, se me
     hace agua la boca…

    Sin duda alguna, todos tenemos una conexión directa con nuestra tierrita y en ocasiones,
    hemos pensado en devolvernos para retomar la vida al lado de los seres queridos y
    ahorramos tooodo el año para ver si podemos ir aunque sea en las vacaciones de navidad para compartir momentos sagrados y comer y comer sin parar hasta saciar las
    ganas de todo lo que no hemos podido hacer durante tanto tiempo de ausencia.

    Es grato saber que las raíces siguen vivas, porque el árbol sigue creciendo cada vez más 
    fuerte.

    Deyata  

     

    – PUBLICIDAD –

    Dejar un comentario