Vivamos mejor

    0
    841

    – Vive el día a día con amor por ti –

    – PUBLICIDAD –

    Colombianos invisibles 520X90 – M3 y M4
    Colombianos Invisibles 520X90 – M3 y M4 (2)

    Me complace hacer parte de esta publicación, gracias a la cordial invitación de Ricardo Marín, a quien respeto y admiro por lo que hace en pro de los colombianos en el exterior. He titulado mi columna ¨Vivamos mejor¨, porque mi objetivo es mostrar a los lectores detalles a veces desconocidos y otras veces olvidados, que nos ayudan a llevar una vida mejor. No importa quien seas, no importa donde estés, no dudo que esto te será útil de alguna manera. El tema de hoy, como lo dice el título, es el amor por nosotros mismos.

    Siempre he inculcado a mis hijos el amor, apego y respeto por la familia y por aquellos que consideramos nuestros verdaderos amigos. En alguna oportunidad llegué a pregonar que la amistad es momentánea, pero hoy estoy convencido que una verdadera amistad puede perdurar toda una vida y por ello es fundamental cultivarla. La familia generalmente siempre está ahí, para brindarnos y para recibir nuestro cariño, para que la ayudemos o nos ayude, o simplemente para compartir. Pero la amistad hay que cultivarla, abonarla, hacerla crecer y mantenerla.

    Es curioso que mi mejor amigo se llame Angel, como aquellos seres buenos que según nos enseñan en la escuela, en la iglesia o en la casa, siempre nos acompañan, cuidan y velan por nuestro bienestar. Angel es real, de carne hueso, es un ser humano común y corriente pero muy apegado a las cosas espirituales. Esta semana justamente le compartí a mi amigo Angel algunas inquietudes que tengo con respecto a mi presente y mi futuro, anomalías en mi trabajo, mal manejo de mi tiempo, muchas libras demás después de las vacaciones, personas con las que trato diariamente de manera hipócrita en ambas vías, mi falta de concentración en actividades concretas, mis múltiples actividades inconclusas y más. Casi siempre que converso con Angel, lo hacemos entre parejas, pues su esposa y mi esposa también son buenas amigas. Pero lo que le comenté esta semana en charla de amigos, se convirtió en un diálogo curioso entre mi amigo y yo en el que ellas escucharon pero no intervinieron. Curioso porque Angel me dio todo el tiempo que quise para mi desahogo y luego me dio sus opiniones, que quizás no sean extraordinarias pero me llevaron a recapacitar, de tal manera, que por ello decidí compartirlas con ustedes en esta mi primera columna.

    Sé que te amas a ti mismo, como todos nos amamos, pero en tu caso, no lo suficiente¨, me dijo Angel. ¨Si ves cosas negativas en tu vida, en tu trabajo, en tu comportamiento, es porque tu las creas, porque tu las haces ver negativas, porque todavía te hace falta pensar que para ti, tu eres el primero, tienes que ser el primero, y el segundo, y el tercero, y el cuarto. Los demás, así sean los más cercanos, vienen después¨. Y agregó: ¨Si tu salud no está bien, la gente que quieres y te quiere no está bien, si estás inconforme, cansado, aburrido, mal humorado, inseguro, desconcentrado, aquellos que te rodean se van a sentir mal. Por eso piensa en ti, ámate a ti primero, cuídate, mantén siempre presente que eres el primero¨.

    Angel tiene razón, me ha enseñado cómo meditar cada día, me ha motivado a hacer ejercicios, a cuidar mi salud, a alimentarme bien, a hacer las cosas que me gustan, a dormir más y mejor, es decir, a dedicarme tiempo y esfuerzo, pues con ello consigo todo lo demás. No comiences un nuevo día sin programación, sin un plan¨, me dijo. ¨Y, vive el día a día. Disfruta cada día como si fuese el último. Disfrútalo, no lo eches a perder con ideas negativas, con la hipocresía de la que hablas, con temores en tu trabajo. Cambia la mente de negativa a positiva y verás como todos a tu alrededor se sentirán bien contigo¨.

    Es como si Angel fuese un libro abierto para mi. Lo escuché con atención, como siempre lo hago, pero esta vez, basado en sus conocimientos, en sus lecturas, en sus experiencias, me dio una sabia lección de amor a mi mismo, de respeto a mi mismo, de cuidados a mi mismo, algo en lo que poco o nada he pensado como debe ser.

    Y decidí hacerle caso, tenerlo en cuenta. Decidí cambiar, decidí ponerme en primer lugar. Ya no lo son otras personas, ni el trabajo, ni la rutina, soy yo.

    Y, qué mejor manera de escribir mi primera columna con estas guías que así como a mi me sirven, también te ayudarán. Dios me ha dado el regalo de poner amigos como Angel en mi camino, pero tu no necesitas conocerlo, tan solo sigue sus orientaciones, le nacen del corazón y son sabias, te servirán.

    Muy pronto, en este año 2017, se estará abriendo la plataforma en internet www.canaldelexito.com, donde encontrarás fórmulas maravillosas para vivir mejor. Te invito a estar pendiente.

    Fernando Escobar Giraldo
    Miami (Fl.)

     

     

    – PUBLICIDAD –

    Colombianos invisibles 520X90 – M3 y M4
    Colombianos Invisibles 520X90 – M3 y M4 (2)

    Dejar un comentario