En esta crisis lo que no hemos hecho lo podemos hacer, y ser más felices!

    0
    744

    – PUBLICIDAD –

    Colombianos invisibles 520X90 – M3 y M4
    Colombianos Invisibles 520X90 – M3 y M4 (2)

    Hoy más que nunca podríamos aplicar aquello de que «No hay mal que por bien no venga», pues ésta lamentable situación a raíz de la pandemia desatada en el mundo por el virus COVID-19 (CORONAVIRUS), está haciendo reflexionar a la humanidad sobre cómo hemos vivido, lo que hemos hecho y/o dejado de hacer, qué estamos haciendo hoy, y en consecuencia qué vamos  hacer, y cómo vamos a vivir mañana cuando todo esto termine, pues hoy no es un día más sino un día menos.

    Lo mas importante  es que esa reflexión se siga acentuando en nuestro pensamiento, y no pase como cuando solo se invoca a Dios en las malas, y cuando llegan las buenas la mayoría se olvida de él, o al menos pierden el hábito por su adoración.  No es mi caso, pues en el Dios en el que yo creo está siempre presente en mi vida, y no me la paso invocándolo para que me ayude, ni tampoco le profeso adoración alguna, pues ése Dios, ¡Mi Dios!, no es ególatra.  Ese Dios no está esperando que yo le dé el diezmo, dizque para su obra. Esa obra  solo necesita Amor, no dinero. El Dios en el que yo creo no está en una iglesia o como imagen de una religión. No está en una biblia, sino en todo libro que me da sabiduría. Él está en el aire, por ello puedo respirar.  Está en el agua que me refresca.  Está en el sol  brindándome calor y energía. Está en la noche ayudándome a conciliar el sueño, y en el día ayudándome a realizar las labores propias de mi vida cotidiana. Como está en la luna y las estrellas me ilumina en las noches oscuras. Como está en los alimentos que me nutren. Como está en las ropas que me abrigan. Como está en los medicamentos que consumo obligadamente porque no me gustan, pero coadyuvan con mi buena salud. Como está en la alegría y «mamadera de gallo» de mis dos compañeros de piso (Apto.), que me hacen sentir tranquilo y sonriente ante este encierro. Como está en el sexo que me hace desear y sentirme deseado; claro que en los últimos tiempos en esto no ha estado muy presente, pues es tanta la abstinencia que prácticamente ya volví a ser virgen. Ese Dios, ¡Mi Dios!, está en la mirada y sonrisa del «Tesoro del Abuelo» (mi nieta), pues cada vez que la puedo ver a través de una pantalla debido a la distancia que nos separa (Colombia – España) me hace sentir el más feliz de los mortales.  Él está en la voz de mis hijos cuando por diferentes medios hablamos e intercambiamos conceptos.  En la fotografía que tengo de ellos y que cuando me quedo embelesado mirándola, solo puedo expresar autoadmiración por haber hecho algo tan bello y perfecto. El Dios en el que creo estuvo en las manos de Douvan Calderón, el médico que me operó de cáncer gástrico hace ya casi 3 años. Ése Mi Dios, no necesita que le agradezca nada, pues me ha dicho que con buenas obras y un pensamiento limpio hacia mis semejantes es más que suficiente.

    Y ahora que sin proponérmelo, ni siendo el objetivo de este editorial les acabo de confesar mi creencia en un Dios, y por ende ganado algunos madrazos y maldiciones, no de creyentes, sino de fanáticos en el Dios bíblico, me remito al titular:

    Guiándome por las conversaciones que he sostenido con varios amigos y seguidores de «COLEXRET» alrededor del mundo en el último mes, y como fiel seguidor de las Redes sociales, puedo asegurar que por lo menos 8 de cada 10 seres humanos, desde que comenzó esta crisis, provocando el confinamiento principalmente en casa, han realizado una labor que no habían hecho antes.  O al menos la han hecho con mas frecuencia. Los que no lo han hecho, háganlo por favor, y notarán el cambio en su interior.

    • Le han dicho mas veces a su compañera(o) sentimental que la quieren, e incluso que la aman. Es más, mutuamente se han propuesto algunos «jueguitos», tal y como lo indica la firma «+ Condón y Erotismo» a través de sus liberales y necesarios productos. Adicionalmente se han propiciado caricias que ya habían olvidado. (Algunos(as) ya se estarán sonrojando)
    • Han realizado limpieza y demás quehaceres del hogar.
    • Le han demostrado a sus hijos el verdadero amor; no dándoles regalos materiales, sino regalándoles la mayor parte de su tiempo, y cubriéndolos de besos y abrazos.  Jugando con ellos, convirtiéndose en un(a) niño(a) más.  Daría mi vida por yo poder hacerlo hoy en día.
    • Han visto una peli o cualquier programa en la Tv. reunidos todos en familia.
    • Han escuchado un programa radial
    • Reacomodaron su armario o closet.  Incluso algunos(s) habrán tenido tiempo para pensar que es el momento de liberarse, ser ellos(s) mismos(as) y salir de él.
    • Se han sentado en el comedor a desayunar, comer y cenar todos juntos
    • Sin lugar a dudas han analizado sus deudas e ingresos para ver como los ajustarán a lo que se avecina.
    • Se han sentado juntos a traer viejos y maravillosos recuerdos del ayer.
    • Nunca antes les había parecido tan delicioso el plato que prepararon hoy.
    • Se arreglaron las uñas mutuamente
    • Se han dicho lo que antes ni se habían imaginado decirse.
    • Han cantado y bailado en cada rincón de su casa.
    • Han reído y llorado.
    • Han dejado de fumar o consumir otro tipo de vicios

    Adquisiciones en digital o físico aquí

    Todo esto y mucho más de seguro lo han hecho ahora, y no antes; o no con la misma frecuencia o amor.  Ven que «No hay mal que por bien no venga», y que hoy pueden estar más felices que ayer por todo ello?

    Hay algo que no puedo dejar pasar por alto, y es la lectura de un libro. La adquisición o fortalecimiento de conocimientos a través de la lectura que por diferentes razones, entre ellas su costo, pero en especial la excusa de «falta de tiempo» no lo han hecho.

    Leer un libro no es un juego pero al hacerlo se puede aprender a jugar.  Leer un libro no es tener sexo ni sentir un orgasmo, pero de ahí se puede aprender a experimentarlo o sentirlo mejor. Leer un libro no es crear una empresa o negocio, pero leyéndolo se aprende mejor su planeación, desarrollo y ejecución para conseguir los objetivos aspirados. Con leer un libro no educas a tus hijos, pero te servirá de guía para hacerlo mejor.  Leyendo un libro no aprendes a conducir un coche, pero si te indica las diferentes normas de tráfico absolutamente necesarias para la conducción.

    Un libro te puede hacer sonrojar, sonreír, llorar, gritar, cantar, bailar, brincar, maldecir, alabar, recordar, suspirar, aplaudir, etc.)

    Un libro podrá llevarte a ser el más poderoso entre los poderosos, pues no olvidemos que el mayor poder de la humanidad es el conocimiento, y eso es lo que se adquiere cuando lees un libro. Algunos metalizados e ignorantes afirman que el poder está en el dinero. Para qué dinero sino sabes cómo invertirlo? Con conocimiento lo duplicarás, sin él se te acabará sin darte cuenta.  El dinero sin conocimiento solo te convertirá en un «burro con chequera»; y me disculpan por favor los burros.

    Muy cierto es que algunos pocos han llegado a ser muy poderosos sin haber leído la portada de un libro, pero son muchos más los que han ostentado el poder y la sabiduría a través de la lectura.  Incluso aquellos que no han tenido la oportunidad de pisar siquiera las puertas de un Colegio, Instituto o Universidad. Aunque hablar del poder es algo extensamente debatible.

    El libro que he escrito con Lucy Torres, de seguro no les dará todo lo anterior, tal vez algo, o nada de lo aquí descrito, pero de lo que si pueden estar seguros amigos lectores, es que «Gestión Migratoria Inexistente», primer tomo de la colección de libros «Colombianos Invisibles» les hará conocer la realidad de la Política Migratoria Colombiana, compuesta mayoritariamente por nuestros connacionales residentes en el exterior y la población retornada.  Aunque como su título lo da a entender, nuestro país carece en realidad de esa Política pública. (Nuevo Proyecto de Ley Migratoria presentado por Cancillería, y Congresistas)

    En esa obra con Lucy Torres nos propusimos revelar situaciones desconocidas hasta el momento con relación al tema de la migración colombiana, a hacer una descripción de la manera equivocada como el Sistema político de nuestro país a guiado esta temática, dejando en un abandono socio-político casi total, a los colombianos en el exterior y a quienes retornan. Denunciamos la falta de una «Ley Marco Migratoria», y por ende la necesidad de crearla; mas no permitiendo que la creen los mismos de siempre, sino que involucren a los verdaderos actores de la migración, como somos quienes residimos fuera del país.  En «Gestión Migratoria Inexistente» plasmamos propuestas que de aplicarse podrán llegar a crear esa «Política Pública Integral Migratoria» con equidad y justicia para todos los que por circunstancias especiales hemos tenido que abandonar nuestro país, y para quienes por diferentes razones han tenido que regresar.

    En «Gestión Migratoria Inexistente» , con la experiencia de más de 40 años en conjunto en el exterior como emigrantes, los llevamos a un recorrido por todo el ciclo migratorio desde la salida del país, las dificultades en los países de destino, hasta el regreso de los emigrantes, quienes representamos más del 10% de la población y seguimos siendo colombianos sin importar el lugar donde nos encontremos. Esta investigación resalta el gran aporte de nuestras remesas, gran impulso al desarrollo y crecimiento socioeconómico de nuestro país, a la vez que analizamos las leyes e instituciones del actual sistema migratorio, sus carencias y la falta de inclusión y respuestas efectivas hacia nuestro colectivo. Es una fuente de inspiración que recoge propuestas ciudadanas para que su potencial sea fortalecido y el país de un beneficio más adecuado a los esfuerzos de quienes residimos en el exterior.

    Esto y mucho mas es lo que descubrirán cuando lean esa inédita obra de investigación transparente e independiente.

    Este libro «Gestión Migratoria Inexistente» gracias a un nuevo convenio que hemos realizado con la Plataforma AMAZON, se puede adquirir físicamente desde cualquier país del mundo por US$10,00, pero recomendamos por precio, comodidad, y las actuales circunstancias, que lo descarguen digitalmente por solo US$5,00, o su equivalente en la moneda que rija en el país donde residan, en este link:
    https://www.amazon.es/Colombianos-Invisibles-Gesti%C3%B3n-Migratoria-Inexistente-ebook/dp/B086D3XB25/ref=sr_1_2?dchild=1&keywords=gestion+migratoria+inexistente&qid=1586719135&sr=8-2

    Compatriota, date la felicidad de hacer hoy lo que has dejado de hacer dizque por falta de tiempo.  ¡Ahora lo tienes! Tienes el tiempo suficiente para adquirir los conocimientos en un tema que te concierne directamente.

    Por último, hago un llamado a empresas o negocios que deseen dar a conocer sus productos y/o servicios dentro del mercado colombiano en el exterior, para que nos contacten y hacerles llegar la económica y rentable propuesta publicitaria que les tenemos en esta Pág. web, que dentro de su categoría es la mas visitada por los colombianos fuera del país.  Asi mismo les ofrecemos una interesante idea para que hagan presencia en la portada y contraportada interna de nuestro libro «Colombianos Invisibles – Gestión Migratoria Inexistente».

    NOTA ESPECIAL: Mi respeto y homenaje para todos los que han fallecido a causa de esta pandemia.  Que su muerte no sea en vano.  Que sirva para darle una nueva dirección a la forma de pensar de quienes seguimos.  Para que Gobiernos, Sistemas políticos, económicos, religiosos y judiciales entiendan de una vez por todas que la dirección que le están dando a nuestro planeta y sus habitantes no es la mas correcta. Que la felicidad no está en servirnos de los demás, sino servirles a ellos, a quienes los tienen ostentando ese ficticio poder. Poder que no les servirá de nada, pues tarde o temprano partirán también. El COVID-19 no distingue de estratos sociales, políticos, económicos, intelectuales ni de ninguna índole. Ese bicho es capaz de acabar con TODOS. Nos unimos para acabar con él, o será él quien acabe con nosotros.

    Un saludo, y recuerden…»Unidos pero no revueltos». ¡QUÉDATE EN CASA!

    Ricardo Marín Rodriguez
    Fundador/Director «COLEXRET»
    [email protected]
    www.colexret.com

    Adquisiciones en digital o físico aquí

    – PUBLICIDAD –

    Colombianos invisibles 520X90 – M3 y M4
    Colombianos Invisibles 520X90 – M3 y M4 (2)

    Dejar un comentario