Llego el momento: Exterminare al bendito «monstruo»

    0
    1710

    – PUBLICIDAD –

    Colombianos invisibles 520X90 – M3 y M4
    Colombianos Invisibles 520X90 – M3 y M4 (2)

    Continuando con la historia, desde el 27 de Junio del presente, día en que me hospitalizaron, me han hecho una serie de exámenes para establecer el nivel de gravedad del bendito “monstruo” que le dio por meterse en mi organismo, y así poder saber el tipo de cirugía o tratamiento a seguir para exterminarlo.  Esos exámenes venían arrojando resultados positivos, a tal punto que en Junta Médica en el Policlínico del Olaya, se creyó que no era necesaria la extracción total del estómago, sino una “leve” cirugía endoscópica, lo cual ya habia informado públicamente, como lo vengo haciendo desde el comienzo, y como lo he expresado, solo por responsabilidad social, dada la causa que lidero a través de la Plataforma “Colombianos en el exterior y retornados” – COLEXRET -.

    Con ese dictamen me trasladaron el día Jueves 13 de Julio para la Clínica San Diego, especializada en Oncología, también en Bogotá, para “supuestamente” realizar la mencionada cirugía.  Sin embargo, en esta Institución, realizan otra Junta Médica, con mas de DOCE (12) especialistas, entre ellos SIETE (7) reconocidos Oncólogos, y concluyen que es necesario realizar otro examen para ver con mayor precisión la ubicación del “monstruo”, y decidir realmente el procedimiento a seguir.

    Pues bien, hoy martes 18 de los corrientes, me toman ese examen y resulta que el bendito “monstruo” está ubicado en un sitio tan especial en el estómago, que no da lugar siquiera a la posibilidad de extraer una parte de ese órgano, y en consecuencia, especialmente por seguridad futura, debe procederse a su extracción total.

    La cirugía está programada para el próximo viernes 21 a la 1pm., y se prevé que dure entre 3 y 4 horas.

    Que puede suceder?  Muchas cosas buenísimas, y una sola menos buena.  La principal y quizá la mejor dentro de las buenas, es que saldré vivo del quirófano, para continuar con el postoperatorio que en verdad es muy complicado, “pero si no me asusto matando al tigre, mucho menos voy a huirle al cuero”. Otra igual de buenísima es que destruiré al bendito “monstruo” y no habrá ni siquiera necesidad de quimioterapia.

    Saldré avante de esta, como he salido de muchas otras… “c….g….do de la risa”.

    Como cualquiera, deseo vivir muchsisisimos años, pero con cinquito (5) mas me conformo.  Esos son los que necesito para terminar de ser el hombre más feliz del mundo.  Primero viendo a mis hijos profesionales, y segundo culminar con éxito los objetivos propuestos  dentro de la causa visible en “Colombianos en el exterior y retornados – COLEXRET, y así darle un feliz final a mi segundo libro. (El primero será basado en esta experiencia, y su posible título: “Como destruir a un monstruo”)

    La única menos buena, y que no sucederá, mas no se puede descartar, es que parta sin regreso.  En el hipotético caso que llegue a suceder, les puedo asegurar que no tengo nada que envidiar a los que se quedan vivos.

    Como me siento?. Súper bien.  He podido comprobar lo que he pensado siempre, cuando amas la vida pero no te apegas a ella, una situación como estas se toma con total tranquilidad y frescura; y les garantizo que no se sufre ni un tris.

    He vivido una vida a plenitud. Con aciertos y desaciertos. Con muchas caídas, que han propiciado mi mayor felicidad al levantarme.

    Mil y mil gracias a todos y cada uno de mis familiares, amigos y conocidos, por sus muestras de aprecio, y palabras de aliento desde que di a conocer la intromisión del “monstruo” en mi cuerpo.  Sus oraciones y sanos pensamientos, han sido la más grande e importante energía positiva que han alimentado y siguen alimentando mi cuerpo y mi espíritu.

    Quiero a muchos, pero nunca pensé que tantos me quisieran a mi.

    De seguro que al día siguiente de la cirugía, o a mas tardar el próximo domingo, les estaré dando excelentísimas noticias.

    Abrazos y mi más grande sentimiento de gratitud.

    Pdta. Cuando hablo de “monstruo”, me refiero a cáncer; lo que pasa es que para el común de las personas, hablar de cáncer es hablar de algo indestructible, de muerte; mientras que cuando se habla de “monstruo”, siempre aparece un Power Ranger que lo destruye.  La ciencia ha avanzado tanto en este tema, que el cáncer es simplemente un “monstruo” que descubierto a tiempo (como en mi caso), se destruye con relativa facilidad.

    «Nunca rindas el animo, solo por medio de fatigas se logra la victoria»

    Link´s relacionados con el tema:

    https://www.colexret.com/editorial/hoy-comienza-no-se-cuando-termine/
    https://www.colexret.com/editorial/salud-no-bien-estado-animo-mejor-nunca/

    Ricardo Marin Rodriguez

     

     

    – PUBLICIDAD –

    Colombianos invisibles 520X90 – M3 y M4
    Colombianos Invisibles 520X90 – M3 y M4 (2)

    Dejar un comentario