Si has tenido, o tienes problemas con la convalidación de tu título profesional en Colombia, te interesa leer este artículo

0
7968

– PUBLICIDAD –

Este es uno de los casos de miles de colombianos que, o bien el Ministerio de Educación a convalidado mal sus títulos profesionales adquiridos en el exterior, o sencillamente se encuentran represados a espera de soluciones desde hace meses, e incluso años, mientras que la Cancillería colombiana «duerme», a pesar que hace parte de sus funciones, por tratarse de colombianos retornados.

Juanita, como muchos colombianos, tomó la decisión de estudiar en el extranjero por múltiples razones. Entre las más importantes para ella, la oportunidad de tener un intercambio cultural, de viajar, de expandir su mente y, sobre todo, de perseguir sus sueños escogiendo una carrera que en la época tenía muy pocas opciones de estudio en Colombia.

En el año 2006 llegó a Francia, donde residió durante 8 años y se convirtió en una mas de los 4000 estudiantes colombianos en ese país. En ese tiempo, además de la increíble experiencia de vida, pudo obtener tres diplomas universitarios. Es Licenciada en Artes con enfoque en Cine y Teatro de la Universidad de Paris Ouest Nanterre La Défense. Tiene una Maestría en investigación en Estética Audiovisual de la Universidad de Paris 1 Panthéon-Sorbonne, más conocida como La Sorbona. Además, realizó una segunda Maestría en Concepción y Dirección de Proyectos Culturales en la Universidad de Paris 3 Sorbonne-Nouvelle.

En su mente, el hecho de estar en el extranjero siempre fue una situación temporal. Su objetivo desde el primer día fue formarse para volver a Colombia y aportar profesionalmente en el sector cultural de su ciudad y del País. Es decir que en su momento tuvo el calificativo de «Colombiana en el exterior», y al día de hoy el de «Retornada»; situaciones contempladas en la Ley 1465 de 2011, creadora del Sistema Nacional de Migraciones.

A principios de 2015, volvió a Pereira, su ciudad natal, con el ánimo de trabajar en los procesos artísticos y culturales. Desde entonces, ha trabajado en el sector privado con teatro, cine y fotografía y en el sector público, trabajando para el Ministerio de Cultura en la 44 Salón Nacional de Artistas que se realizó en el 2016 en Pereira. Actualmente, trabaja en la Secretaría de cultura de Pereira como asistente de la Dirección.

Para ella es muy satisfactorio poder desarrollarse profesionalmente en Colombia y hacer parte de procesos importantes para su ciudad. Desafortunadamente, su mayor obstáculo para lograrlo ha sido el reconocimiento legal de toda esa formación que con mucho esfuerzo pudo lograr. El proceso de convalidación de sus diplomas profesionales ha sido largo y frustrante, a tal punto que se ha convertido en un verdadero calvario.

En septiembre de 2015 radicó ante el Ministerio de Educación su solicitud de convalidación para el diploma de pregrado con todos los documentos, traducciones, sellos y apostillas  y dinero necesarios, primer paso para poder convalidar sus dos maestrías.

En febrero 2016 recibió la anhelada resolución de convalidación con la inmensa y desagradable sorpresa que su título profesional había sido convalidado erróneamente como tecnología, y los estudios realizados se habían transformado de Licenciatura en Artes con enfoque en Cine y Teatro a Tecnología en Actuación y escritura de guiones para artes escénicas.

Cómo sucedió esto? Después de todos los documentos enviados y el dinero solicitado por el Ministerio de Educación, confirmó lo que ya le había oído decir a varios compatriotas en procesos parecidos. Ese Ministerio no cuenta con un proceso adecuado o personal capacitado para la convalidación de cada diploma en sus especificidades. En pocas palabras, se trató de una convalidación express e irresponsable.

Cuatro días después de ese baldado de agua, decidió apelar siguiendo todas las disposiciones que le describía el email en el que le fue enviada la resolución. Acudió a la Embajada de Francia para exponer su caso. Funcionarios del servicio de Cooperación Universitaria la orientaron hacia un acuerdo de mutuo reconocimiento de los diplomas firmado en 2010 entre Francia y Colombia y vigente hasta la fecha. Además, le entregaron una carta de apoyo para sustentar su caso ante el Ministerio de Educación colombiano. Reunió todos los documentos y la solicitud fue radicada el 11 de febrero de 2016. Durante los meses que siguieron, escribió para solicitar información y nunca obtuvo respuesta. Se puso en comunicación a lo largo del año con tres personas diferentes cercanas o al interior del servicio correspondiente en el Ministerio, siempre obteniendo la misma respuesta, típica de Funcionarios ineptos , “hay que esperar”.

Después de un año, en febrero del presente 2017, decidió elevar un derecho de petición, pero tampoco obtuvo ninguna respuesta. En ese momento, le confirmaron los funcionarios con los que había estado en contacto que existían a la fecha 7000 procesos de convalidación represados en el Ministerio de Educación. Ahí fue cuando empezó a darse cuenta de la magnitud del problema. Contrató un abogado y está en proceso de interponer una Acción de tutela con la esperanza de tener una respuesta.

Al tratarse de un problema masivo, Juanita Torres, hace un llamado a los medios de comunicación y a la población en general para que sean activos en su rol de veeduría ciudadana y la apoyen denunciando públicamente los perjuicios ocasionados por el Servicio de Convalidaciones, Subdirección de Aseguramiento en la Calidad de la Educación Superior del Ministerio de Educación Nacional

La situación de Juanita, como probablemente la de miles de personas en Colombia, implica un pago de por lo menos el 40 % menos del salario que deberían recibir de acuerdo a su formaciones y experiencias. Además, los pone en gran desventaja a la hora de ser tenidos en consideración en procesos de concursos públicos, reclutamiento y contratación. Todo esto la pone a ella, y a los demás que viven su mismo, o similar caso, en situación de vulnerabilidad en relación con derechos fundamentales como el del trabajo o el de escoger libremente sus profesiones.

A pesar que el Numeral 5, del Artículo 4° de la Ley 1465 de 2011, ordena al Sistema Nacional de Migraciones, fortalecer acciones y mecanismos de carácter político y técnico, para mejorar las condiciones y la calidad de vida de los colombianos en el exterior y de sus familias en aspectos de la homologación de títulos y competencias técnicas, profesionales y laborales, la Cancillería colombiana y demás Instituciones, incluyendo el Ministerio de Educación, parece que desconocen esta orden del Legislador.  Es de suponer que el fortalecimiento de acciones y mecanismos para ese fin, no se refiere únicamente a quienes convalidan los títulos colombianos en el exterior, sino también a la inversa.

Ese mismo Artículo en su Numeral 6, establece que uno de los objetivos del Sistema Nacional de Migraciones, es el de «Fomentar acciones y mecanismos de carácter político y técnico, para mejorar las condiciones y oportunidades para la inserción y aprovechamiento del recurso humano calificado y promover el intercambio cultural y educativo con los países de mayor recepción de colombianos».

Desde esta página hacemos un llamado a todos los ciudadanos que se encuentran en el mismo, o similar caso al de Juanita Torres, para que se pongan en contacto con ella a través del correo electrónico [email protected], o al Telf. en Colombia (+57) 3046802530, a fin de coordinar una demanda masiva ante la justicia por estos hechos.

Igualmente instamos a la Cancillería de nuestro país, para que a través de «Colombia Nos Une», contacte a esta compatriota y coadyuve en una solución para su problema, teniendo en cuenta que es una colombiana en situación de retorno.

Desde COLEXRET seguiremos al detalle el desenlace de este caso

– PUBLICIDAD –

Dejar un comentario