Consulados colombianos por conveniencia política

Un gran debate desde hace muchos años, tanto entre los colombianos en el exterior, como en Partidos políticos, ha sido sobre la necesidad o no de la creación de más Consulados colombianos en el mundo, pues así como algunos consideran que hacen falta, otros expresan que sobran, o que están en el lugar equivocado.

Ha llegado a tal grado esa situación, que en la pasada campaña electoral llevada a cabo en mayo (primera vuelta), y en junio (segunda vuelta), para elegir Presidente en Colombia para el cuatrienio 2022 – 2026, el candidato Rodolfo Hernandez tuvo la osadía de proponer la eliminación de algunos Consulados y Embajadas colombianas en el exterior, algo que se le reprochó desde diferentes sectores, pues se notaba su desconocimiento en las importantes funciones que cumplen estas entidades fuera del país, y el servicio, aunque pésimo en muchos casos, que prestan a los colombianos que residen fuera de nuestras fronteras, como lo hemos denunciado en diferentes ocasiones a través de este medio informativo.

Desde COLEXRET consideramos que la propuesta de Hernández estuvo fue mal planteada, pues realmente no es conveniente eliminar algunas de nuestras Embajadas o sedes consulares en el exterior, sino hacer una reestruturación de las mismas como lo propuso el otro candidato, hoy Presidente Gustavo Petro, y promocionado por la elegida Representante a la Cámara por los colombianos en el exterior, Carmen Ramírez Boscán, pero que desafortunadamente al día de hoy, vemos cierto incumplimiento, ya que ambos manifestaron su inclinación por nombrar Embajadores y Cónsules de carrera diplomática, lo cual no se ha llevado a cabo con los hasta ahora nombrados, a excepción de unos muy, pero muy pocos.

Vean «Lo qué le espera a colombianos en el exterior con su nueva Representante en el Congreso»

Pero aparte de la reforma para el nombramiento de esos funcionarios, se cree necesario la ubicación de algunos de los actuales Consulados en otras ciudades, e incluso la creación de otros en ciudades donde en ellas o sus alrededores reside un buen número de compatriotas que requiere ser atendidos en las mismas, pues en la actualidad deben desplazarse durante horas y horas de sus lugares de residencia, hasta donde hay un Consulado, puesto que muchos de los trámites requeridos no se pueden realizar vía Online, sino que requieren de presencia física (Ver aquí).

Adquisiciones en físico y/o digital aquí

El gran problema radica en lo que nos informó el propio Ministerio de Relaciones Exteriores mediante radicado S-GACJ-21-012288 en mayo del 2021, cuando le preguntamos sobre quién establece la creación de un Consulado colombiano en el exterior, y bajo qué criterios y/o en qué circunstancias se crea, y esto fue lo que nos respondió:

«No se tienen establecidos unos requisitos específicos para la apertura de un consulado de carrera de Colombia en el exterior. La decisión del Gobierno nacional depende de múltiples factores como la conveniencia política, la comunidad colombiana, la disponibilidad presupuestal, entre otros, y en ella participan diferentes dependencias de la Cancillería.» (Resaltado fuera de texto).

Parece ser, que eso de la tal «conveniencia política» es lo que se presta para que el Gobernante de turno en Colombia, ordene la creación de más Consulados, y pueda ubicar sus «cuotas políticas» en ellos, independientemente si los ciudadanos en la jurisdicción donde se instalen lo necesiten o no, o si el número de estos es el suficiente para su instalación en el respectivo lugar.

El dilema está en establecer qué es realmente por «Conveniencia política», si es porque le conviene al país, al gobernante, o a su partido político? O sencillamente porque se quiere o debe congraciar con el otro Estado?.

O entra aquí a jugar un papel importante la «Ideología política» de ambos gobernantes, tal y como lo expusimos en nuestro artículo del pasado 13 de los corrientes, donde tratamos el tema de la reapertura de las relaciones diplomáticas y de fronteras entre Colombia y Venezuela? (Ver aquí).

Relacionado con el tema: «Cónsules y Embajadores pueden tener doble nacionalidad o ser extranjeros?»

Luego entónces nos preguntamos: «Se hace necesario crear más Consulados de los ya existentes porque se requieran para prestar atención y servicio a nuestros connacionales en el exteerior, o por «conveniencia política» de nuestro gobernante de turno?

Ahí está servido el debate.

- PUBLICIDAD -

Dejar un comentario