Compra y venta de sedes de Embajadas y Consulados colombianos con señales de corrupción

0
673

– PUBLICIDAD –

La investigación que iniciamos para establecer si era mas rentable comprar o alquilar las sedes donde funcionan las Embajadas y Consulados colombianos en el exterior, se esta convirtiendo en el descubrimiento de una sospechosa trama orquestada por quien sabe quién, en la compra y venta de esos inmuebles, lo que nos ha llevado a presentar ante la Contraloría de la República, y la Procuraduría General de la Nación, la respectiva denuncia.

Nuestros artículos publicados el 12 y 31 de Enero del presente 2020 (Ver aquí y aquí), informando sobre este tema, despertaron gran inquietud y curiosidad entre muchos líderes sociales y políticos colombianos en el exterior, quienes se han puesto en contacto con «COLEXRET» adicionando mas y nueva información a la ya publicada.  Como en el caso de la  residencia diplomática en Washington – Estados Unidos, adquirida en el año 1944 por un valor de $45.037.220.267, y haciendo la conversión al valor del dolar para esa época, resulta un costo demasiado elevado, según una fuente inmobiliaria con sede en esa ciudad.  Lo peor del caso, y como ya lo habíamos informado, es que esa propiedad a la fecha, aparece en los libros de Estados financieros del Ministerio de Relaciones Exteriores con un valor de $44.492.720.893, o sea que en 76 años en vez de subir de precio se ha devaluado en casi $550´000.000.

Caso similar sucede con la sede de la Embajada colombiana en Madrid – España, adquirida en el año 1957 por un valor de $47.575.833.564, y al valor de la moneda española en aquella época (Peseta) resulta también demasiado elevado para los precios que se manejaban en aquel entonces, tal y como nos lo informó un perito inmobiliario particular en esa ciudad.  Pero lo más sorprendente, es que al igual que con la sede de la Embajada en Washington, al día de hoy los terrenos donde esta ubicada la embajada colombiana en España tienen un valor de $47.357.172.493, o sea que en 63 años, ha bajado su precio en $218´661.071.
Y asi sucesivamente con la inmensa mayoría de sedes donde están ubicadas algunas de nuestras Embajadas y Consulados en el exterior.  De acuerdo a informaciones dadas por Agentes inmobiliarios particulares en los países donde están esas propiedades, sabemos que no solo su valor de compra al parecer fue elevado en el momento en que se adquirieron, sino que al día de hoy su costo real está muy por encima del que se aprecia en los libros de Estados Financieros del Fondo Rotatorio del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Miremos el caso de una de las últimas propiedades adquiridas en el año 2018 por el Estado colombiano destinada para oficinas de la Embajada y Consulado en Washington, Estados Unidos, por un valor de $99.154.117.924, y que sin haber transcurrido siquiera dos años ya se ha devaluado en $70´895.194, de acuerdo al precio actual que se registra en los Estados financieros del Ministerio de Relaciones Exteriores ($99.083.222.730).

Indagamos a Cancillería sobre los vendedores de esos inmuebles, pero inexplicablemente para obtener dicha información tuvimos que insistir por casi dos meses; a poco de instaurar una Acción de Tutela para que la Justicia le ordenara responder, como ha sucedido en otros casos.  Esos vendedores los pueden apreciar haciendo clic aquí, donde igualmente se pueden ver todas las sedes en propiedad de Embajadas y Consulados colombianos, con su precio de compra y el actual. El actual que reposa en los Estados Financieros del Fondo Rotatorio del Ministerio de Relaciones Exteriores, y que contrastan con los precios reales en que se cotizan en el mercado esas propiedades en sus respectivos países.

Viendo esto, al parecer las únicas propiedades que se han devaluado son las nuestras, donde están las Sedes de algunas de nuestras Embajadas y Consulados, pues los propios Agentes Inmobiliarios y demás profesionales en la materia, afirman que la Finca Raíz en general, ha tenido un importante crecimiento en cada uno de esos países en las últimas décadas, exceptuando a nuestro hermano país venezolano.  Con todos y sus alti-bajos, como en el caso especialmente de Europa, y algunos países de Sudamérica y Centroamérica se ha sostenido y crecido en un gran porcentaje. Cómo es posible que todas esas propiedades se evalúen y/o valoricen, y las nuestras pa´bajo?

Una de las solicitudes que le planteamos al Ministerio de Relaciones Exteriores fue que nos informara sobre los Consulados y Embajadas que habían tenido inmuebles en propiedad para su funcionamiento, indicando el año de adquisición y posterior venta o cesión, al igual que el valor de compra y venta de los mismos, lo mismo que su vendedor y posterior comprador en caso de que haya realizado la venta; y nos respondió tajantemente que:

«Una vez revisados los archivos correspondientes NO se encontró información alguna» (Radicado S-GSE-19-050843 del 10 de Enero de 2020).

Esta respuesta, a través de uno de los artículos que publicamos fue leída por un colombiano en Alemania, y al ponerse en contacto con nosotros nos contó la historia que transcribiremos a continuación, y que deja mucho que pensar con relación a la respuesta dada por Cancillería, pues decir que en sus archivos no se encontró información acerca de esas propiedades del Estado colombiano correspondientes a Embajadas y Consulados vendidas, solo da a pensar que dicha entidad quiere ocultar información pública que la pueda ver involucrada en investigaciones que de seguro con la denuncia que hemos instaurado, la Contraloría y Procuraduría tomarán cartas en el asunto:

En el año 1998, bajo el gobierno del Presidente Ernesto Samper Pizano, tristemente recordado por la financiación de su campaña con dineros del narcotráfico,  se adquirió una propiedad en Wannsee Tillmannsweg ( Berlín – Alemania), con un área de 685 metros cuadrados de los cuales 500 m2 eran habitables. por 3,7 millones de marcos, moneda circulante en esa época en aquel país, equivalente a 1´800.000 Euros aprox., para ubicar la sede de la Embajada Colombiana allí.

Un importante grupo de colombianos en Alemania, a través de una carta dirigida a la Exsenadora Liberal Sofía Gaviria, le expusieron que el valor de esa Villa era, de por lo menos, US$10 millones (avalúo de 2004), y que al final había sido vendida por menos de 2 millones de Euros.

Los argumentos dados por Cancillería en ese momento, justificando la venta en ese «irrisorio» precio, (según fuentes inmobiliarias), fue que «el avalúo de la propiedad, que se hizo con la Curaduría de la Ciudad, fue de 1,5 millones de euros (US$1,9 millones) y aclaró los motivos que llevaron a su venta.

Dijo entonces la Cancillería en Mayo del 2018 que por su edad y la cantidad de reparaciones que necesitaba estaba perdiendo valor.  Agregó que «se trataba de una residencia de 685 metros cuadrados, y requería, por su tamaño, de un mantenimiento mensual de (US$11.002) 9.200 Euros».

Adicionalmente dijo esa Entidad que «la propiedad no cumplía con las normas vigentes de protección térmica y debía someterse a un proceso de saneamiento energético y de impermeabilización, por lo que requería también un mantenimiento y reparación de la zona húmeda y de acceso a la residencia cotizado en su momento por valor de 270.157 Euros (US$323.081)».
No obstante, en 2017 se realizó un avalúo catastral en la Curaduría de Berlín – Alemania, el cual estableció un comparativo de factores que indicaba el valor referencial del m2 y el tipo de construcción, determinando un valor estimado de 1.589.040 Euros, precio final por el que se vendió la propiedad; enfatizó la Canciller en ese momento.

Vendida esa propiedad, en el mismo 2017 se adquirió una nueva residencia para ubicar la Sede de la Embajada colombiana en Berlín, por un valor de $12.187.642.425 = 4´000.000 de Euros aprox., en una reconocida zona donde tienen sus sedes la gran mayoría de representaciones diplomáticas.

La residencia convertida ya en Embajada, comenzó a funcionar en un lugar en el que se pagarían al año 16.800 Euros de Administración y no 110.400 Euros por año como se cancelaba por la residencia anterior, expuso nuestra Cancillería.

La propiedad adquirida en 1998 se compró por 3´700.000 Marcos = 1´800.000 Euros aprox., y después de 22 años se vendió por 1.589.040 Euros, es decir, que en ese «extraño negocio» el Estado colombiano, o mejor los contribuyentes, perdieron 210.960 Euros = $738.360.000.  En Alemania, una devaluación de esas no se la cree nadie, cuando es uno de los países mas prósperos de Europa, y en donde la Finca raíz año tras años ha ido en aumento.  Y vean también que la actual propiedad donde se encuentra ahora esa Embajada, o sea la que se compró en el 2017 por $12.187.642.425 = 4´000.000 de Euros aprox. según los Estados financieros del Ministerio de Relaciones Exteriores, en tan solo 3 años se ha devaluado $96´000.000 aprox. ya que el precio actual que aparece en los libros llevados allí es de $12.091.786.617.

Si eso sucedió con la propiedad vendida en Alemania, quién sabe con cuántas otras haya sucedido; algo que por ahora desconocemos, ya que como lo dijimos anteriormente, según Cancillería dicha información no reposa en sus archivos. Quién garantiza entonces que no vaya a suceder lo mismo con las otras 47 propiedades donde funcionan Embajadas y Consulados colombianos en el exterior al día de hoy, en el evento de que se produjera su venta, con otros, o los mismos argumentos que los esbozados por Cancillería en la ya mencionada venta de la propiedad en Alemania, si en los libros de Registro de Estados Financieros del Ministerio de Relaciones Exteriores, esas propiedades aparecen con precios igual, o muy por debajo de los que se adquirieron?

Si el Ministerio de Relaciones Exteriores dice no tener en sus archivos información acerca de las propiedades que ha tenido el Estado colombiano y luego vendido, dónde y por qué concepto se registra entonces el dinero recibido por esas ventas?

Por qué motivos nunca se informa a los ciudadanos la adquisición y posterior venta de un inmueble de esos, y se lleva a cabo con tanto «secreteo»?

Quién o quiénes ganan comisiones por la compra y venta de dichos inmuebles?

Dentro de los vendedores de esas propiedades existirá algún parentesco, afinidad o amistad con funcionario estatal de la entidad encargada de realizar la compra?, o dichos vendedores han tenido o tienen mas negocios con el Estado colombiano?

Si el Ministerio de Relaciones Exteriores, no tiene en sus archivos información relacionada con la compra y posterior venta de determinados inmuebles destinados a Embajadas y Consulados en el exterior, cómo saber entonces cuántas propiedades más se han vendido de la misma o peor manera de la que se vendió en Alemania en el año 2017?. Quién puede suministrar dicha información?

Si al día de hoy se fuera a vender cualquiera de las 47 propiedades donde funcionan algunas Embajadas y Consulados, qué precio de venta se tomaría como base?.  El que tiene registrado como valor actual el Fondo Rotatorio del Ministerio de Relaciones Exteriores en sus balances financieros, cuando bien se puede comprobar que están muy por debajo de los precios reales en los correspondientes países?, O si se realiza un avalúo previo, quién lo lleva a cabo y bajo qué criterios, o a conveniencia de quién o quiénes?

Cada vez que aparece un caso de estos o similar, es cuando mas sospechoso se convierte el hecho de que el Ministerio de Relaciones Exteriores no haya querido presentar al Congreso un Proyecto de ley que adicione o modifique la Ley 850 de 2003, por la cual se crean las Veedurías Ciudadanas, ya que como lo denunciamos en nuestro artículo del 01 de Diciembre de 2019 (Visible aquí), los colombianos en el exterior no han podido crear ni una sola Organización de estas por cuanto existe un gran vacío jurídico para su respectivo registro.

Visto lo anterior, la compra y venta de nuestras sedes para Embajadas y Consulados en el exterior, podría ser un acto mas de corrupción?

Estaremos pendientes del curso que le dé la Contraloría y Procuraduría General de la Nación a la denuncia que les hemos enviado por los hechos aquí descritos, y en su momento lo informaremos por este mismo medio.

– PUBLICIDAD –

Dejar un comentario