Fiscalía ciega y sorda ante ilegalidad de la «Licencia Internacional de Conducir Colombiana»

Previa investigación iniciada por esta Casa informativa desde principios del año 2018 sobre la expedición de la «Licencia Internacional de Conducir Colombiana» (Visible aquí), consideramos que no era suficiente denunciar esta situación solo por la vía administrativa ante el Ministerio de Transporte en Colombia (Radicado 201 84200277121 de Minstransporte), (Ver aquí),  sino que deberíamos hacerlo ante la Fiscalía General de la Nación por cuanto veíamos en nuestro criterio la cometida de delitos de «Falsedad», «Engaño» y «Estafa» por parte de la firma Automóvil Club de Colombia quien desde todos los tiempos es quien la ha expedido.

El 03 de enero del 2019 presentamos la denuncia penal ante la Fiscalía General de la Nación, correspondiéndole por reparto a la Fiscalía 142 Seccional, Dirección Seccional de Bogotá – Estafas e Informáticos, (Registro 110016000050201900195); para posteriormente, el 13 de febrero del mismo año a través de un extenso memorial anexamos cada una de las pruebas testimoniales y documentales, principalmente las provenientes del Ministerio de Transporte donde daban cuenta de la realidad de nuestra denuncia, y que evidenciaba la ilegalidad en la expedición de la llamada «Licencia Internacional de Conducir Colombiana» vendida en nuestro país por la firma «Automóvil Club de Colombia».

Conozcan aquí la «MAFIA» entre Cancillería y el Congresista por los colombianos en el exterior Juan David Vélez»

Después de casi dos años de presión, la «Superintendencia de Puertos y Transporte», dependencia del Ministerio de Transporte Colombiano falló a nuestro favor estableciendo que realmente la firma «Automóvil Club de Colombia» no tiene una base legal vigente para la expedición de la susodicha «Licencia Internacional de Conducir», y además, concluyó que al apreciarse la comisión de algunos delitos debería remitir las diligencias a la Fiscalía General de la Nación, lo cual realizó mediante Oficio No. 20208700707291 del 24 de noviembre del 2020, siendo reenviada el día 07 de julio del presente con el radicado 20218700460821.

Como hasta el 08 de Julio la Fiscalía General de la Nación a través de la Seccional que le correspondió el caso no nos había informado absolutamente nada sobre el curso dado a la investigación, como corresponde por ser COLEXRET en cabeza de su Director Ricardo Marín ROdríguez la parte denunciante, nos dirigimos a través de un derecho de petición a esa Entidad investigadora, y la siguiente fue la respuesta otorgada el 20 de Agosto del presente, por parte de Marceliano Santos Sierra, Fiscal 378 Local de la Unidad de Estafas de la Fiscalía.

«Primeramente, me permito informarle que la Fiscalía General de la nación tiene unos límites temporales para recolección de elementos materiales probatorios con la finalidad de determinar la existencia del hecho, averiguación de los sujetos activos, si la conducta desplegada se encasilla en el tipo penal, por lo cual es una labor dispendiosa y que requiere de tiempo para adoptar las decisiones que en derecho correspondan.

Debo indicarle que se ha recibido la información suministrada por parte suya y estaremos atentos a realizar las debidas labores pertinentes que haya lugar para dar impulso a la investigación, dándose de esta manera las respectivas órdenes a policía judicial.»

Le puede interesar: «Certificado digital de Vacunación colombiano para ingresar a otros paises»

La respuesta en realidad no dice nada relacionado directamente con los interrogantes que le planteamos a esa entidad en nuestra petición, y más bien de forma asombrosa da a entender que transcurridos casi TRES (3) AÑOS no ha hecho «nada» dentro del expediente creado por la denuncia presentada; y así se desprende cuando dice que «estaremos atentos a realizar las debidas labores pertinentes que haya lugar para dar impulso a la investigación, dándose de esta manera las respectivas órdenes a policía judicial.»

Una muestra de desatención y falta de voluntad, que rozan la negligencia e ineptitud del Ente investigador se aprecia cuando nos dice que «la Fiscalía General de la nación tiene unos límites temporales para recolección de elementos materiales probatorios con la finalidad de determinar la existencia del hecho, averiguación de los sujetos activos, si la conducta desplegada se encasilla en el tipo penal, por lo cual es una labor dispendiosa y que requiere de tiempo para adoptar las decisiones que en derecho correspondan».

DOS AÑOS y NUEVE MESES han transcurrido exactamente desde que Ricardo Marín Rodríguez instauró la denuncia penal contra la firma «Automóvil Club de Colombia» por los hechos aquí descritos, y la popular y politizada Fiscalía General de la Nación no ha movido un solo dedo para señalar a los responsables de esta situación, cuando ABSOLUTAMENTE TODAS las pruebas le han sido enviadas para que ya hubiera dictado un fallo dentro del respectivo expediente.

Exclusión e injusticia: «Así excluyeron a Colombianos en el exterior de las Mesas de diálogo»

Es increíble que dentro de las pruebas aportadas se encuentren respuestas del Ministerio de Transporte Colombiano donde indica que la «Licencia Internacional de Conducir Colombiana», expedida por la firma «Automóvil Club de Colombia» no es legal, por cuanto dicha empresa carece de facultades legales para su expedición, y además, y quizá lo más importante, que ni siquiera esa Cartera ministerial puede expedir dicho documento, ya que Colombia no hace parte de los Convenios Internacionales para conducir por carreteras; y aparte, la propia «Superintendencia de Puertos y Transporte» cuando compulsó copias a la Fiscalía lo hizo considerando que se veía la comisión de algunos delitos penales dentro de esa acción, pero ni aún así la Fiscalía General de la Nación ha actuado.

Adquisiciones en digital o físico en AMAZON aquí

Nuestras denuncias, aparte de haber sido instauradas ante el Ministerio de Transporte y la Fiscalía General de la Nación, las hemos hecho llegar a la Procuraduría General de la Nación y al Congreso de la República, pero por lo visto la firma «Automóvil Club de Colombia» tiene tanto poder económico y político en nuestro país, que ninguna entidad ha tenido el valor de ponerse al frente y presionar para que cese de una vez por todas la expedición de ese ilegal documento que solo acarrea problemas a nuestros connacionales cuando viajan al exterior.

Interesante: «Análisis nueva Ley Migratoria Colombiana – Artículos del 3 al 24 (2ª. parte)»

Para que tengan mas y mejor claridad sobre estos hechos, en los siguientes artículos publicados con anterioridad podrán apreciar toda la historia desde su comienzo hasta el día de hoy:

Ineficacia, ineptitud, negligencia, falta de voluntad y profesionalismo, influencias ocultas, entre ellas políticas y judiciales, poder político y económico, o todas las anteriores han llevado a que esa investigación esté paralizada?.

Júzguenlo Uds. amigos lectores.

Esperamos que ahora no le de al Ente investigador por sensurarnos con el argumento de que entorpecemos la investigación. Pues la respuesta será «Cuál investigación, si no han investigado NADA?»

«Permitir una injusticia es abrir el camino a las que siguen» – Willy Brand –

- PUBLICIDAD -

Dejar un comentario