Cancillería reprocha denuncias ciudadanas por negligencia en sus investigaciones disciplinarias

Nuestro titular hoy, «Cancillería reprocha denuncias ciudadanas por negligencia en sus investigaciones disciplinarias» se queda corto, pues en realidad es mas bien como un acto de amedrentación, censura o pretensión de callarnos, e incluso bien podría tildarse de persecución.

Así lo tomamos en esta Casa informativa, porque es lo que dan a entender las últimas acciones del Ministerio de Relaciones Exteriores contra nosotros, entre las que les contaremos la siguiente:

Investigaciones contra Directora de «Asuntos Migratorios, Consulares y Atención al Ciudadano»

Con documentos entregados por la propia Cancillería, y otros que llegaron por intermedio de otras fuentes oficiales a nuestro poder, aparte de que la noticia había sido divulgada por importantes y reconocidos medios de comunicación en Colombia, en dos sendos artículos titulados «A juicio penal Directora de Asuntos Migratorios y Consulares de Cancillería» y «Investigación disciplinaria contra Directora de Asuntos Migratorios y Consulares de Cancillería quedó en nada por prescripción», tildamos de negligente tanto a la justicia penal colombiana, como a la Cancillería, por el larguísimo tiempo en que tardan las investigaciones que se adelantan contra miembros de esa Cartera ministerial.

Es tanto el tiempo, que les toca optar por declarar prescrita la acción, y por ende funcionarios responsables de ciertas irregularidades disciplinarias, e incluso delictivas, especialmente en Consulados, se quedan sin sanción alguna.  Es más, cuando son encontrados responsables y sancionados en primera instancia, en la Segunda practicamente se les absuelve declarando que los hechos investigados han prescrito.

Exactamente eso fue lo que sucedió en el caso que describimos relacionado con la Sra. Fulvia Elvira Benavides Cotes, quien desde el mes de febero del 2020 desempeña el cargo como directora de la «Dirección de Asuntos Migratorios, Consulares y Atención al Ciudadano» del Ministerio de Relaciones Exteriores, pues el juzgador de Primera instancia (Ministerio de Relaciones Exteriores) la halló responsable de los hechos que se le imputaron y la sancionó con OCHO (8) MESES de inhabilidad en sus funciones, pero el Juez de Segunda Instancia, (el mismo Ministerio de Relaciones Exteriores), declaró que la acción había sido prescrita, dado el tiempo transcurrido, y en consecuencia no se le podía aplicar sanción alguna.

Publicar no es suficiente

Como quiera que COLEXRET no se conforma con hacer publicaciones sobre estos, o similares casos, sino que eleva las denuncias a los diferentes Entes investigadores o de control del Estado colombiano, en el caso que les contamos lo hicimos ante cada una de las Comisiones del Senado y Cámara de Representantes de nuestro Congreso, por lo que algunos de los Congresistas que conocieron el tema aparte de enviar las diligencias a la Procuraduría General de la Nación, las remitieron al propio Ministerio de Relaciones Exteriores, y ahí fue cuando se armó la de Troya.

Relacionado con el tema: «Cónsules, Embajadores y funcionarios de Cancillería investigados»

Lo primero que nos reprochó por escrito la Cancillería colombiana es, dizque, estábamos presentando peticiones reiterativas», lo cual es absolutamente falso, puesto que a esa entidad no le hemos hecho llegar nuestra denuncia pública como una «petición», sino que, como ya lo dijimos, al dirigirla al Congreso de la República, nuestros H. Congresistas la remitieron a esa entidad, y ahí nosotros no tenemos culpa de eso, pues es un criterio independiente de cada uno de nuestros legisladores hacer lo que consideren con lo que les ponemos de presente para su conocimiento.

Debido a ese traslado de las diligencias por parte del Congreso a la Cancillería, el pasado 24 de los corrientes a través del radicado S-DIMCS-22-1245, es cuando esa entidad nos lanza lo que nosotros consideramos una advertencia, o lo que es lo mismo, intento de censura y amedrentación.

Adquisiciones en físico o digital aquí

Enseguida lo que nos dice el Ministerio de Relaciones Exteriores; pero antes, es importante que conozcan que quien firma ese documento, es el Sr. Juan Carlos Espinosa Escallón, en calidad de «Encargado» de la «Dirección de Asuntos Migratorios, Consulares y Atención al Ciudadano» de ese Ministerio. Si, de la Dependencia donde su directora directa es la Sra. Fulvia Elvira Benavides Cotes, de la que hemos realizado las denuncias ya descritas anteriormente.

Vean Uds. por partes lo que nos dice con relación al tema:

Presunción de inocencia

«Debo recordar que el artículo 29 de la Constitución Nacional, contempla la presunción de inocencia como derecho fundamental que le corresponde a cada persona, mientras no se demuestre lo contrario a través de un proceso judicial adelantado con todas las garantías.»

Más corrupción: «Contraloría destapa irregularidades en compra y venta de Embajadas y Consulados»

En ningún momento esta Casa ha publicado que la Sra. Fulvia Elvira Benavides sea responsable penalmente de los hechos que se le imputan, pero si que fue llamada a Juicio Penal por parte de la Corte Suprema de Justicia, ante el expediente hecho llegar a esa Corporación por la Fiscalía General de la Nación, en donde da cuenta, y a criterio del Ente investigador la susodicha es responsable de las actuaciones denunciadas.  Se lo dice la Fiscalía a la Corte, no nosotros.

Y continúa la Cancillería diciéndonos que:

Respeto a la libertad

«De igual manera el artículo 2 del Código de Procedimiento Penal establece: «Toda persona tiene derecho a que se respete su libertad. Nadie podrá ser molestado en su persona ni privado de su libertad sino en virtud de mandato judicial escrito de autoridad judicial competente…»

Si, la libertad de las personas debe respetarse, pero en cuanto a los Funcionarios públicos, que para estos casos no hacen parte de las «personas del común», en uso del ejercicio a la libertad de vigilancia y control que debemos ejercer los ciudadanos a la institucionalidad colombiana, es nuestra obligación denunciar a través de los medios que tengamos a nuestro alcance, lo que consideremos irregularidad ante el manejo de la cosa pública, para que las respectivas autoridades tomen nota y procedan de conformidad. Máxime, cuando se trata de un Medio informativo como COLEXRET que en ejercicio de nuestro derecho a la información consagrado en el artículo 20 de nuestra Consitución Nacional, debemos poner en conocimiento de la opinión pública las investigaciones que se adelanten en contra de determinados funcionarios, conservando el límite que establece la Ley, y eso lo hacemos nosotros.

Molestar  y privar de su libertad a una persona sin mandato judicial

Y ya en cuanto a que «Nadie podrá ser molestado en su persona ni privado de su libertad sino en virtud de mandato judicial escrito de autoridad judicial competente…», no entendemos el por qué la Cancillería lo anuncia, si la investigada no ha sido molestada por que a la justicia se le de la gana, sino por unos hechos que fueron denunciados por particulares, y que es obligación, en este caso de la Fiscalía investigarlos. Pero aparte de ello, la inculpada no ha sido privada de su libertad.

O será que para el Ministerio de Relaciones Exteriores es mucha molestia para una de sus funcionarias, que publiquemos esos hechos? Para una funcionaria que esa misma entidad en su momento dictaminó que disciplinariamente si era responsable de lo denunciado.

Y termina la Cancillería colombiana expresando que:

«De acuerdo con los principios de ética y moral previstos en la Comisión de Derechos Humanos, todas las personas deben respetar la integridad  personal y aplicar los principios cuando de publicaciones se trata, con el fin de evitar acusaciones sin el conocimiento de los hechos generadores basados en apreciaciones personales difundidas a través de los medios de comunicación incluyendo la responsabilidad que tienen las ONG»

Vean como «Cancillería colombiana incumple la ley al no brindar información para viajar al exterior»

Aunque este tema reviste de la máxima seriedad, no deja de causarnos risa esta última parte del comunicado de la Cancillería, pues COLEXRET no ha hecho estas denuncias copiadas de otros medios de comunicación, sino investigando directa y profundamente los hechos, y fue así como obtuvimos documentos oficiales donde se da cuenta de nuestras informaciones y afirmaciones. Documentos que incluso nos suministró el propio Ministerio de Relaciones Exteriores, y que anexamos en los artículos publicados, tal y como lo puede evidenciar cualquiera que los lea.

Lo más absurdo de la reclamación de Cancillería, es que fue ella misma quien en la investigación disciplinaria que se le adelantó a la denunciada Directora de la «Dirección de Asuntos Migratorios, Consulares y Atención al Ciudadano», Fulvia Elvira Benavides Cotes, la declaró responsable de los hechos denunciados, otra cosa es que no se le haya podido hacer efectiva la sanción por cuanto debido a la negligencia en la investigación, transcurrió demasiado tiempo (5 años) y tuvo que ser declarada prescrita.

Pero además, fue la misma Cancillería quien le hizo llegar copia de esa investigación a la Fiscalía General de la Nación, y que sirvió como una prueba más para que ese ente investigador presentará y pidiera la convocatoria de un juicio penal contra la denunciada ante la Corte Suprema de Justicia. Luego entonces, de qué nos está inculpando la Cancillería a nosotros?

Nos están persiguiendo por denunciar injusticias e irregularidades

Por lo anterior, y demás denuncias que hemos realizado a través de esta Casa informativa durante los último DIEZ (10) AÑOS contra determinadas acciones de la Cancillería, es que queremos denunciar ante la opinión pública que nos estamos sintiendo perseguidos y amenazados por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Adquisiciones en físico o digital haciendo clic aquí

Pero aún con toda esta persecución, no vamos a dar nuestro brazo a torcer para seguir denunciando la vulneración de los derechos de los colombianos en el exterior.  Seguiremos denunciando, como lo hizo nuestro director Ricardo Marín Rodríguez en compañía de Lucy Torres, a través de su libro «Gestión Migratoria Inexistente – Colombianos Invisibles», el abandono socio-político del Estado colombiano para con sus más de 5 millones de connacionales residentes fuera de nuestras fronteras, y de quienes han retornado a nuestro país. (Descargable aquí).

No habíamos visto tanto descaro y sinverguencería por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores, que luego de establecer que una de sus altas funcionarias, y de carrera diplomática, fue responsable disciplinariamente de hechos por los que se le señalaron, y de enviar las diligencias a la Fiscalía como prueba para la investigación penal, ahora la esté defendiendo ante nuestras publicaciones.

Por qué no se pronunció de la misma forma que lo hace con COLEXRET, cuando éstas denuncias fueron publicadas por Medios de comunicación en Colombia como El Tiempo, Caracol, RCN, la W, etc.?

Investigación disciplinaria contra Cónsul del Consulado en Orlando – Florida, EE.UU.

Esperen en nuestro próximo artículo, otra denuncia sobre la negligencia de la Cancillería colombiana en la investigación disciplinaria que se le adelanta a la, hasta hace pocos días, Cónsul en el Consulado de Orlando – Florida, en los Estados Unidos, Sra. CLaudia María Bustamante Ceballos, al parecer cuota del extinto Representante a la Cámara por los colombianos en el exterior, Juan David Vélez, o como mínimo de su Partido el Centro Democrático, quien ingresó a ese Consulado con mentiras, fue destituida, y está de reunión en reunión vanagloriándose que salió por la puerta grande, dizque, renunció.

Pra que se vayan haciendo una idea de lo que trataremos próximamente relacionado con ese hecho, les sugerimos leer «Canciller se pronuncia sobre escándalos en Consulados colombianos», publicado en esta misma web el 27 de abril del presente 2022.

De gran interés: «Representación política de colombianos en el exterior: Mejor, igual, o peor? (1ª. parte)»

Recuerden amigos lectores que «Permitir una injusticia es abrirle el camino a las que siguen» – Willy Brand –

- PUBLICIDAD -

Dejar un comentario